¿Quiénes son los Stakeholders de un proyecto?

En el mundo de los negocios, los stakeholders son personas o grupos que tienen interés e impacto en una organización o proyecto y en los resultados de sus acciones. Pueden ser: accionistas, gerentes, equipos de trabajo, clientes, usuarios finales, proveedores, socios comerciales, gobierno, comunidad local, medios de comunicación, etc.

Lo importante es identificarlos, analizarlos y gestionarlos para determinar su nivel de influencia en la toma de decisiones, comprender sus necesidades, expectativas y requisitos, para asegurarnos el éxito y la sostenibilidad del proyecto. Para eso, hagámonos unas simples preguntas: ¿Para quién es importante este proyecto?, ¿Quiénes se verán afectados?, ¿Quiénes pueden influir en él?, ¿Quién puede aprobar/rechazar el proyecto? Y luego, hagamos un análisis exhaustivo de las partes interesadas, pues son quienes intervienen en el proyecto negativa o positivamente. Identificarlas es el primer paso para lograr una ejecución exitosa.
Algunas sugerencias:

  • Realizar una matriz del grado de influencia e interés de las partes comprometidas, para comprender y priorizar la gestión estratégica e involucrarlas a fondo.
  • Mapeo de empatía: es tan importante ser conscientes de lo que las partes ven, oyen, piensan, sienten, dicen y hacen. Pongámonos en su lugar, escuchémoslos activamente y hagámoslos sentirse valorados.
  • Gestión de expectativas: si intentamos ver las cosas desde su perspectiva, podremos tener más posibilidades de encontrar soluciones y permanecer en un escenario en el que todos salgamos ganando. Seamos realistas y transparentes, establezcamos metas y plazos claros y cumplamos con lo establecido.
  • La comunicación eficaz es clave: hagamos un esfuerzo en tener conversaciones fluidas, honestas y abiertas. Establezcamos canales de comunicación claros y efectivos para mantenerlos informados, estemos atentos para responder preguntas y atender sus preocupaciones. Compartamos información relevante de acuerdo con el nivel de influencia o participación de cada uno.
  • Involucrémoslos en la toma de decisiones. Esto les dará un sentido de pertenencia y motivación para apoyar el proyecto y abordar los conflictos de manera proactiva.
  • Realizar evaluaciones periódicas para medir la satisfacción de los grupos de interés y el compromiso con el proyecto, para garantizar el apoyo continuo.

Publicado en el Blog del Diario Gestión

Rompiendo el mito: “No hables con extraños”

Rompiendo el mito «No hables con extraños»

Sabemos que la importancia de relacionarse está fuera de toda duda y sabemos también que una buena red de contactos a nivel profesional es uno de los mayores activos para un ejecutivo. Sin embargo, los espacios o eventos para relacionarse y conocer a nuevas personas, puede incomodar a muchos porque les cuesta relacionarse o no saben cómo hacerlo. ¿Recuerdan el «no hables con extraños» que nos repetían nuestras mamás a cada rato? En el mundo de los negocios, hablar con desconocidos es esencial para generar oportunidades y establecer nuevas conexiones. Contrariamente a lo que nos dijeron nuestras mamás, sean abiertos a nuevas experiencias y ¡Salgan de su zona de confort!

No se trata de vender sino de establecer relaciones sólidas, entonces concéntrense en escuchar y aprender de los demás. Sean amables y auténticos en sus interacciones, hagan preguntas y busquen la forma de ayudar.

Comiencen participando en eventos cualitativos donde puedan conocer personas nuevas. Recuerden que cada uno de nosotros tenemos algo único y valioso que aportar, por lo que siempre es enriquecedor establecer nuevas conexiones. Enfóquense en generar pocos vínculos, pero significativos. Piensen en qué perfil de personas les gustaría conocer y qué podrían ofrecerles a cambio. Así, se sentirán más seguros y motivados al momento de interactuar con los demás.

Cambien su perspectiva: en lugar de ver el networking como una tarea aburrida o incómoda, traten de verlo como una oportunidad para aprender de otros, hacer nuevas conexiones y expandir su red de contactos.

Hagan networking a su ritmo y practiquen, practiquen y ¡Practiquen! El networking es una habilidad que se puede desarrollar con constancia y dedicación. ¡Los resultados valdrán la pena!

Publicado en el Blog del Diario Gestión

¿Sabías que la sonrisa es parte de la construcción de nuestra imagen ?

Reuniones presenciales: personalicen la experiencia!